AMPLITUD: Por qué la clave está en saber de muchas cosas [y no mucho de una sola]